Gokumon-To. La Isla De Las Puertas Del Infierno


Japón, 1946. El país acaba de perder la guerra y todavía no ha empezado a recuperarse. En los lugares más recónditos el progreso apenas ha llegado y las gentes siguen ancladas en las costumbres y tradiciones de sus antepasados. Los hombres que vuelven del frente se encuentran con la difícil tarea de retomar sus vidas con el recuerdo imperecedero de los compañeros que no han podido regresar. «Te pido que vayas a la isla de Gokumon en mi lugar… Si no, matarán a mis hermanas…». Estas son las últimas palabras que Chimata dirige a su amigo y camarada de guerra, Kindaichi Kosuke, antes de fallecer.

Seishi Yokomizo VER TODOS

(Kobe, 1902 – Tokio, 1981)

Nacido en la prefectura de Hyōgo, se graduó en la Universidad Farmacéutica de Osaka con la intención de hacerse cargo de la farmacia familiar. Atraído, sin embargo, desde niño por la literatura y animado por Edogawa Ranpo, se trasladó en 1926 a Tokio para dedicarse a su gran pasión, la escritura.

Publicó su primera novela, Onibi, en 1935, obra que fue censurada por las autoridades. El estallido de la Segunda Guerra Mundial, junto a su débil estado de salud -padecía tuberculosis-, impidieron que fuera más conocido entre sus compatriotas.

No fue hasta una vez terminada la guerra, momento en que la revista Kodansha’s Weekly Shōnen comenzó a publicar sus obras de forma seriada, cuando por fin alcanzó el reconocimiento de crítica y público.

Es considerado, junto con Edogawa Ranpo, uno de los máximos exponentes de la novela de misterio japonesa. Sus obras, de marcada influencia occidental, están inspiradas en los clásicos de la “edad de oro” de la ficción detectivesca.

En 1980 fue creado en su honor el Premio Seishi Yokomizo que, con una retribución económica de 10 millones de yenes, es uno de los mejor dotados del mundo. El galardón es otorgado anualmente a una novela inédita de misterio. Además de la retribución económica, la obra premiada es publicada por la editorial Kadokawa Shoten y adaptada como película para la televisión.

Conocido, fundamentalmente, por ser el creador del célebre detective Kosuke Kindaichi, la mayoría de sus obras han sido llevadas al cine y a la televisión. Este particular investigador es, hoy en día, un personaje muy querido por los japoneses. Su fama y popularidad es tal, que ha servido de inspiración a multitud de historietas de manga y episodios de anime. El lector occidental encontrará su equivalente en los imprescindibles Padre Brown, doctor Gideon Fell, e incluso, en el popular teniente Colombo.

OPCIONES DE COMPRA
COP
COP$ 61.000